miércoles, 25 de febrero de 2009

Animales mitológicos en las leyendas de Heracles

Heracles (más conocido por el nombre romano de Hércules) es protagonista de un sinnúmero de leyendas, de las cuales quizá las más célebres sean aquellas que se refieren a la realización de una serie de trabajos ordenados por su tío Euristeo. En ellos, a menudo aparecen distintas bestia mitológicas sumamente famosas dentro del mundo de las leyendas grecolatinas. He aquí algunos ejemplos:

El león de Nemea.
Se trataba de una feroz bestia bestia cuya piel no poddía traspasar arma alguna (por lo tanto, resultaba extremadamente difícil matarlo). El león aterrorizaba toda una población rural, ya que devoraba los rebaños de ovejas y se revelaba un peligro para los habitantes. Heracles lo estrángulo y lo desolló empleando las propias garras del león.


La hidra de Lerna. Descendiente en parte de los titanes, era un monstruoso ser con nueve cabezas, semejant a una serpiente o a un dragón. Una de ellas era inmortal y, en caso de cortal alguna de las demás, al momento surgían dos del cuello cercenado. Heracles mató a la hidra rebanando las cabezas mortales y cauterizando las heridas con una antocha, para después cortar y enterrar la cabeza inmortal.

El jabalí de Erimanto.
Un gran y violento jabalí al que Heracles logró capturar vivo y que llevó al palacio de Euristeo, el cual se escondió en una vasija al verlo.


Los pájaros del lago Estínfale.
Monstruosas aves devoradoras de hombres que sobrevolaban constantenemente un lago. Heracles las venció con ayuda de Atenea, que le proporcionó unos címbalos con los cuales consiguió ahuyentarlos definitivamente.


Las yeguas de Diomedes.
Estos seres poseían crines de fuego y se alimentaban de carne humanada. Su poseedor, el rey de Tracia llamado Diomedes, les entregaba prisioneros de guerra e incluso invitados reales para que los devorasen.


Cerbero.
Se trata de un ser de extraordinaria importancia dentro de la mitología grecolatina. Era un perro de tres cabezas, extremedamente fiero, que guardaba la entrada al Inframundo, impidiendo la entrada de los vivos y la salida de los muertos. Heracles fue capaz de capturarlo sin causarle daño.



(I) Imagen del Can Cerbero.

jueves, 19 de febrero de 2009

Un monólogo sobre la Teogonía

He hablado ya varias veces en este blog acerca del origen del mundo según la mitología grecolatina, así como del extenso poema de Hesíodo, la Teogonía, en el que se describe tal origen. Hoy me gustaría compartir con ustedes un monólogo que trata con un curioso punto de humor este interesante tema.