martes, 27 de enero de 2009

Pegaso

Me he propuesto iniciar una serie de posts para hacer referencia a los "animales" o criaturas mitológicas que pueblan las leyendas grecolatinas, tales como Pegaso o la Hidra. En mi artículo anterior me refería a una canción de un grupo de heavy metal español que trataba el tema de este primer ser, Pegaso, al cual está dedicado este artículo.

Pegaso surgió, según la mayor parte de las versiones de la leyenda, de la sangre de la gorgona Medusa en cuanto el héroe Perseo cortó la cabeza de ésta. Era un magnífico caballo alado, entre cuyos antepasados hay quien señala a Poseidón, dios del mar y los océanos. Debido a la belleza y magnificencia de esta criatura mitológico, no fueron pocos los hombres que trataron de atraparlo y domarlo, con objeto de convertirlo en su caballo.

En este sentido, encontramos firmemente vinculada con la historia de Pegaso la de Belerofonte, el cual era un príncipe corintio que prácticamente se obsesionó con la idea de atrapar a Pegaso. Supones que tras mucho meditarlo, se decidió a obedecer los vaticinios de un adivino, el cual le indicó que durmiese una noche n el templo de Atenea. La diosa se apareció en sueños a Belerofonte y le hizo entrega de una brida de oro, con la cual el príncipe consiguió capturar al caballo alado.

Pegaso se convirtió en todo un aliado para Belerofonte en la lucha contra otros seres y personas de la mitología -como otra bestia, la Quimera-, pero el orgullo y la vanagloria acabaron por jugar una mala pasada al príncipe, que voló a lomos de su caballo hasta el Olimpo, ansiando entrar en la morada de los dioses. Sin embargo, Pegaso le derribó, y Belerofonte fue condenado a vagar sin rumbo o, en otras versiones, falleció.


(I) Belerofonte monta a Pegaso en un relieve antiguo.

6 comentarios:

Morgana LeFay dijo...

Interesante la idea de hacer una serie de post con el tema : ) y el primero ha estado muy bien
Saludos : )

Mar Romera dijo...

Pegaso y los unicornios me fascinaban de pequeña. Alguna vez ante la insistencia de mis padres por decirme que eran imaginarios yo les decía: Bueno, a lo mejor es que se esconden y todavía no los han encontrado...

Besito.

Hispanus dijo...

Me parece una idea muy interesante recopilar las historias de estos animales míticos.

El mito de Pegaso es uno de mis favoritos, porque al igual que Belerofonte, de pequeño quise tenerlo en mis manos paro viajar por el mundo. Evidentemente, esa idea se ha desvanecido, al menos, en los lomos de Pegaso, jejeje.

También resulta interesante el papel que juega este animal, el caballo, que a lo largo de la historia ha servido a los hombres para alcanzar o lograr sus hazañas.

Por citar algunos (también ficticios)encontamos a:

Pegaso (Dioses griegos)
Janto (Aquiles)
Bucéfalo (Alejandro Magno)
Genitor (Julio César)
Lazlos (Mahoma)
Rocinante (Don Quijote)
Molinero (Hernán Cortés)
Babieca (El Cid)
Palomo (Simón Bolívar)
Hengroen (Rey Arturo)
Marengo (Napoleón)

... así como muchos otros.

Saludos

melpómene dijo...

es una muy buena idea Mariel, me tendrás por aquí leyendo tus atículos sobre criaturas bastante amenudo, ¿quién no ha soñado con tener un caballo alado alguna vez?:)

El llano Galvín dijo...

Algunos de los mitos griegos relacionados con seres fabulosos son bellísimos así que espero impaciente tu recopilación.
¿Conoces el final de Pegaso? He leído distintas fuentes y según unas arrastra el carro de la Aurora y según otras Zeus le convirtió en constelación, pero no sé si son distintas fases de su vida o variaciones del mito.
Un beso!!!

M@riel dijo...

Hola, Morgana:

Me alegra que te guste la idea. Saludos afectuosos para ti.

Hola, Mar:

Me ha gustado esa anécdota; Pegaso es un animal mitológico que ha hecho y hace soñar. Besitos.

Hola, Hispanus:

Me encanta esa lista de caballos célebres que me has dejado; con tu permiso, le dedicaré un post. Besitos.

Hola, Melpóneme:

No, la verdad es que deben de ser pocas las personas que no hayan soñado algo así. Un abrazo.

Hola, El Llano Galvín:

Yo también he leído distintos finales, lo que es habitual en una leyenda grecolatina, ya que a menudo varían distintos detalles. Creo que es complicado elegir uno como el certero, dado que se trata de un mito y de que el desenlace depende a menudo del lugar en el que se narrase la leyenda, de la persona que la recopilase,... Besitos.