viernes, 5 de diciembre de 2008

Apolo y Dafne

Los amores de Apolo fueron por regla general sumamente trágicos; concluyeron con la muerte o el abandono sin remedio del ser amado y la gran desdicha del dios a causa de esto. Hace unos cuantos meses me refería al joven espartano Jacinto y a su relación con la hermosa divinidad; hoy será protagonista del artículo la bella Dafne, personaje de una de las leyendas más célebres en relación a Apolo.


El origen de este suceso hemos de buscarlo en una disputa entre Eros y Apolo, a juzgar por lo que poetas como Ovidio nos cuentan. Parece ser que el travieso y a veces vengativo dios del amor, deseando hacer sufrir a Apolo, disparó una flecha dorada al dios, que se enamoró perdidamente de una joven ninfa llamada Dafne. Todo hubiera seguido un curso favorable de no ser porque Eros apuntó también al corazón de Dafne, mas haciendo impactar en esta ocasión una flecha de plomo.

De este modo, Apolo sintió una repentina e irreflenable pasión por la muchacha y corrió tras ella suplicándole que le concediese su amor. Dafne, que no sentía más que repulsión y odio hacia el dios a causa de la flecha de Eros, trató de huir. Ambos corrieron largo trecho hasta que, cuando la joven se dio cuenta de que estaba a punto de caer en manos de Apolo, suplicó ayuda a Zeus, que la convirtió en un laurel.

Apolo se vio obligado a asistir a la transformación de su amada en un árbol, sin que pudiese hacer nada. Por mucho que se abrazase al tronco o acariciase una y otra vez la hojas, la bella Dafne nunca volvería a ser una muchacha. Por ello, el dios arrancó una rama y trenzó con ella una corona de laurel, a partir de entonces símbolo de la divinidad.

El mito de Apolo y Dafne ha sido frecuentemente representado en el arte de distintos períodos, desde los frescos desde la antigua Pompeya hasta el arte conceptual del siglo XX, simbolista y cercano a la abstracción.

El poeta romano Ovidio incluyó este hermoso mito en su obra
Metamorfosis; de hecho, se trata de una de las leyendas más célebres de las incluidas en esta obra. Dejo aquí un fragmento:

Del que más iba a hablar con tímida carrera la Peneia
huye, y con él mismo sus palabras inconclusas deja atrás,
entonces también pareciendo hermosa; desnudaban su cuerpo los vientos,
y las brisas a su encuentro hacían vibrar sus ropas, contrarias a ellas,
y leve el aura atrás daba, empujándolos, sus cabellos,
y se acreció su hermosura con la huida. Pero entonces no soporta más
perder sus ternuras el joven dios y, como aconsejaba
el propio amor, a tendido paso sigue sus plantas.
Como el perro en un vacío campo cuando una liebre, el galgo,
ve, y éste su presa con los pies busca, aquélla su salvación:
el uno, como que está al cogerla, ya, ya tenerla
espera, y con su extendido morro roza sus plantas;
la otra en la ignorancia está de si ha sido apresada, y de los propios
mordiscos se arranca y la boca que le toca atrás deja:
así el dios y la virgen; es él por la esperanza raudo, ella por el temor.
Aun así el que persigue, por las alas ayudado del amor,
más veloz es, y el descanso niega, y la espalda de la fugitiva
acecha, y sobre su pelo, esparcido por su cuello, alienta.
Sus fuerzas ya consumidas palideció ella y, vencida
por la fatiga de la rápida huida, contemplando las peneidas ondas:
“Préstame, padre”, dice, “ayuda; si las corrientes numen tenéis,
por la que demasiado he complacido, mutándola pierde mi figura.”
Apenas la plegaria acabó un entumecimiento pesado ocupa su organismo,
se ciñe de una tenue corteza su blando tórax,
en fronda sus pelos, en ramas sus brazos crecen,
el pie, hace poco tan veloz, con morosas raíces se prende,
su cara copa posee: permanece su nitor solo en ella.
A ésta también Febo la ama, y puesta en su madero su diestra
siente todavía trepidar bajo la nueva corteza su pecho,
y estrechando con sus brazos esas ramas, como a miembros,
besos da al leño; rehúye, aun así, sus besos el leño.
Al cual el dios: “Mas puesto que esposa mía no puedes ser,
el árbol serás, ciertamente”, dijo, “mío. Siempre te tendrán
a ti mi pelo, a ti mis cítaras, a ti, laurel, nuestras aljabas.
Tú a los generales lacios asistirás cuando su alegre voz
el triunfo cante, y divisen los Capitolios las largas pompas.
En las jambas augustas tú misma, fidelísisma guardiana,
ante sus puertas te apostarás, y la encina central guardarás,
y como mi cabeza es juvenil por sus intensos cabellos,
tú también perpetuos siempre lleva de la fronda los honores.”
Había acabado Peán: con sus recién hechas ramas la láurea
asiente y, como una cabeza, pareció agitar su copa.

(1) Escultura de Apolo y Dafne por Gian Lorenzo Bernini.

6 comentarios:

Morgana LeFay dijo...

Buen post, gran Ovidio : ) Saludos

Isabel Romana dijo...

Es una fábula muy bonita. Y la escultura que has puesto, la de Bernini, es realmente espectacular y se ajusta completamente a lo que narra Ovidio. Y es que los clásicos son una fuente inagotable de inspiración... Besos, querida amiga.

M@riel dijo...

Hola, Morgana:

Realmente Ovidio es uno de los grandes de la literatura romana. Un saludo.

Hola, Isabel:

Si hay algo tan maravilloso como la mitología, desde luego es analizar como ésta ha sido plasmada en la historia del arte. Bernini es un escultor espectacular. Un abrazo.

Mar Romera dijo...

Me ha encantando el blog. Enhorabuena.

Te enlazo desde el mío.

Un saludo muy fuerte,

El Arte del Arte dijo...

Una de las esculturas de bernini que más me apasionan..
el momento clave de transicion de mujer a arbol es brutal
el relato mitologico divino, valga la redundancia. Son de aquellos que lees y te dan ganas de escuchar más mitos y más historias.
Otro de los mito que me encnata y ahora no se is has hablado por aquí es la historia de Eros y Psique.. esta historia de amor en la oscuridad de la noche y sin tener que ser descubiertos el uno y la otra me parece de lo más sensacional (viendo la escultura de Antonio Canova creo que se dice todo)
Mil gracias por ofrecernos de nuevo un escrito com este...
Mil besos preciosa.

M@riel dijo...

Hola, Glo!

La leyenda de Eros y Psique es preciosa, una de mis favoritas, a decir verdad. Algo he escrito por aquí: http://traslashuellasdelosdioses.blogspot.com/2008/09/eros-y-psique.html

Un abrazo!!