sábado, 15 de noviembre de 2008

El Minotauro


Una de las leyendas más célebres dentro de la mitología griega es aquella referida al héroe Teseo y al modo en el que acabó con el ser mitad toro y mitad hombre, el llamado Minotauro. Se trata de un mito extraordinariamente conocido, que se desarrolla en dos lugares igualmente relevantes, Atenas y Creta.

No existe una sola versión acerca del origen del Minotauro, mas una de las más conocidas señala que Poseidón hizo salir un hermoso toro del mar con encargo de que el rey de Creta, Minos, lo sacrificase en honor del dios. Desgraciadamente, el monarca consideró que aquel animal era demasiado bello como para acabar degollado, así que decidió conservarlo para sí. Poseidón se enfureció e hizo que la esposa de Minos, Pasífae, se enamorase perdidamente del toro. La mujer prácticamente enloqueció de pasión y, en su arrebato, suplicó al genial arquitecto Dédalo que diseñase una vaquilla en la cual ella pudiese esconderse para engañar al toro de Poseidón y copular de esta manera con él. La unión fue consumada y Pasífae quedó encinta. Nueve meses después dio a luz a Asterión, el Minotauro, un monstruo con cuerpo de hombre y cabeza de toro. Este ser se alimentaba de carne humana y era en extremo violento, por lo que Minos, en su desesperación, obligó a Dédalo a diseñar y dirigir la construcción de un gran laberinto en el cual encerrar al monstruo.


Anteriormente, el rey cretense había declarado la guerra a los atenienses a causa del asesinato en esta tierra de uno de sus hijos. Como condición para el establecimiento de la paz, exigió al rey de Atenas que le entregase (anualmente o cada nueve años, las versiones difieren) siete muchachos y siete jovencitas atenienses como tributo y alimento para el monstruo.

Fue Teseo, el joven hijo de Egeo, rey de Atenas, quien decidió poner fin a tan cruel práctica. Para ello, exigió ser llevado como uno de los jóvenes destinados al sacrificio, pese a las protestas de su padre. Ya en Creta, consiguió seducir a la hija de Minos, Ariadna. La muchacha no pudo soportar la idea de que su amado fuese devorado por el Minotauro y suplicó a Dédalo que la ayudase. Éste le explicó lo que debía hacer y la princesa entregó un ovillo a Teseo, pidiéndole que lo desenrollase a medida que avanzaba por el laberinto para, de esta manera, poder encontrar la salida, que no era otra que la puerta por la que se entraba.

Cuando los atenienses fueron obligados a penetrar en el recinto donde se hallaba el Minotauro, el hijo de Egeo encabezó el grupo y, al encontrarse con el monstruo, lo mató con sus propias manos. Después abandonó el laberinto junto a sus compañeros y se reunió con Ariadna, a la que había prometido llevar consigo de regreso a su patria.


De esta manera, Teseo partió en una nave hacia Atenas. Con él iba la hija de Minos mas, cuando se detuvieron en una isla, la joven fue abandonada en ella, bien por un descuido del ateniense o por el expreso deseo de éste.

(I) El Minotauro es vencido por Teseo en una vasija griega.
(II) Dédalo presenta a Pasífae la vaquilla artificial en un fresco pompeyano.
(III) Teseo, con Palas Atenea junto a él, derrota al monstruo legendario en una vasija griega.

6 comentarios:

MYSTERZEUS dijo...

Hola M@riel, impresionante el curre que mantienes aqui, que guapada. Me presento a ti como uno de los componentes de La Asociacion cultural Cena Pagana, donde nos dedicamos a la recreación historica de la antigua Grecia y Roma y de los pueblos que compartian esta época. Me alegro de haberte encontrado, al igual que a Annula te invito a que pases por nuestra pagina:

http://www.cenapagana.com/

Yo me dedicare a leer tus interesantes apartados acerca del maravilloso y amplio tema de la mitologia griega.

PD: desde ahora eres uno de nuestro enlaces ;).

Hasta pronto y gracias por tu magnifica aportación.

M@riel dijo...

¡Hola!

Había oído hablar de vuestra asociación, pero lo cierto es que nunca os había visitado. Me habéis dejado gratamente sorprendida. Vuestra iniciativa es francamente admirable.

Un saludo.

PD: Igualmente, Cena Pagana queda enlazada desde mis blogs.

ARES dijo...

Hola a M@riel y a todos los lectores del blog. Me han encantado tus palabras M@riel, tanto que me han hecho soñar con una Cena Pagana mucho más evolucionada, pues aún nos falta mucho por recorrer, la modestia es aún nuestra más común compañera. Modestia acompañada de ilusión y mucha fuerza por hacer grandes cosas. Os quiero dar la enhorabuena por el blog y os animamos a que participeis en el nuestro así como juntarnos físicamente para convivir y compartir la pasión por la historia antigua. Un saludo también a mi compañero Mysterzeus que por aquí escribe. Hasta pronto.

www.cenapagana.com

M@riel dijo...

Hola, Ares:

Es todo un placer teneros como lectores y comentaristas, tanto a Mysterzeus como a ti. Realmente sois, incluyendo a todos aquellos que participan en vuestras interesantes actividades, un ejemplo de que es posible mantener viva el alma de la civilización clásica.

Un cordial saludo.

Euterpe dijo...

Me encanta este mito M@riel :)

Es curioso ver como nosotras, las mujeres, como Ariadna, ayudamos a los hombres a conseguir sus objetivos por no decir que lo hacemos todo..
En fin...
¡Qué harían sin nosotras!

jajajaja

¡Un besazo!

PD: me encanta como escribes :)

M@riel dijo...

Una buena, interesante y graciosa observación, Euterpe. Gracias por tu comentario.