sábado, 25 de octubre de 2008

Y entonces se hizo el silencio

Es asombroso ver en qué medida podemos hallar la huella de los humanos dioses y de los divinos mortales de las leyendas antiguas en distintas obras artísticas de diversas épocas. Sin embargo, a pocos se les ocurre la posibilidad de que grupos de rock o heavy metal hayan bebido de las fuentes mitológicas a la hora de componer sus letras.

Hoy les presento una curiosa canción del grupo alemán Blind Guardian, íntimamente relacionada con el tema de estos artículos, la Guerra de Troya. Se trata de aproximadamente quince minutos de música con su correspondiente letra, por lo que he desechado la idea de colgar los versos en inglés con su traducción al castellano, optando por la a mi juicio más positiva variante: colocar a continuación la letra traducida.

Y entonces se hizo el silencio

Gírate y mira los campos de llamas

Lleva a través
de un lugar lejano.
Está en su camino.
Él traerá la decadencia
(no te muevas porque las cosas irán peor
el fin está más cerca cada día)
en tonos de gris.
Estamos sentenciados a encararnos con la noche.
La luz está fuera de vista.

Desde que hemos traspasado el punto sin retorno,
alabamos la luz de las estrellas,
esperamos por la luna;
el cielo está vacío.
Solos en lo desconocido
nos dirigimos a ninguna parte.

Hemos sido traicionados
por el viendo y la lluvia.
Las sagradas salas frías y vacías.
El sacrificio hecho no debe de ser en vano.
Con Roma vendrá la venganza.

Vivimos una mentira
bajo la luna que muere;
el de rostro pálido se ríe de la condena,
se entrega al gozo.

Se está escapando de las manos.
El telón final caerá.
Escucha mi voz.
No hay elección.
No hay otro camino fuera de este.
Lo descubrirás.

No nos arrepentimos,
así que muchos hombres han muerto,
pero ahora él se ha ido.
Id fuera y cogedle.
La cabeza del loco será tuya.
No nos arrepentimos.
Alguien más muere tras la máscara
Id fuera y cogedle.
El sabueso de Orión brilla con fuerza.

No pienses que es momento de detener la caza.
en torno al círculo;
tan solo deja de correr
en torno al círculo.
No sabes que el destino ha sido decidido
por los dioses;
siente la distancia
fuera del alcance

Bienvenida al fin.
Contempla tu destino, Casandra.
Tú has de caer,
como yo he tropezado en el campo
Hermana mía,
la muerte es algo cierto.
Me encuentro en lugares oscuros.
Me encuentro arrastrado lejos.
Y el ‘otro mundo’
el otro ‘otro mundo' aparece.

Me encuentro, ella muere en vano.
No puedo ser libre.
Estoy cayendo.
Como el tiempo corre más rápido,
[nos] arrastra hacia el desastre.
El barquero esperará por ti,
querida.

Y entonces se hizo el silencio.
Tan solo una voz del otro mundo.
Como una hoja en un mundo helado,
los recuerdos desaparecerán
Leyendas y poemas perdidos.
Toda la gloria y la belleza desaparecerán.
Quizá mi atribulada alma encuentre descanso por un tiempo.
En el momento de la muerte sonreiré.
Es el triunfo de la vergüenza y la enfermedad.
En el fin,
Ilíada

Alzo mis brazos y alabo el día.
Rompe el hechizo, muéstrame el camino.
En la caída,
la llama de Troya brillará intensamente

Los recién nacidos traerían ruina para la ciudadela
La muerte de los recién nacidos serán una bendición para todos nosotros

¿Buena elección?
¿Mala elección?
Fuera de las tres.

Has elegido miseria.
Poder y sabiduría
niegas.
Mala elección.

La guerra es la única respuesta,
cuando el amor conquiste el temor
La sentencia ha sido dictada.
hacia lo más justo.
El elegante dice:
‘Él cae lamentablemente’.

Peligro.
Teme el calor de la pasión, padre rey.
No le dejes permanecer dentro.
No la dejes permanecer dentro.
Deseo, lujuria, obsesión;
traerán muerte.
No podemos echarlos
una vez ya están dentro

Ella es como el sol cuando nace;
eclipsa a la luna en la noche;
preciosa como la luz de las estrellas,
traerá un precio altísimo

En la oscuridad crece la semilla de la derrota del hombre.
Envidia.
Puedo ver el final claramente.
Puedo ver el final claramente.
Puedo ver el final claramente.

El hilo de la vida se hila.
La moneda es colocada bajo mi lengua.
Nunca desistir.
Nunca ceder.
Permanece en nuestro lado.
Así podremos vencer.
Nunca desistir.
Nunca ceder.
Permanece en nuestro lado.
El tiempo de la vieja luna vendrá pronto.

Ningún lugar al que correr.
Ningún lugar en el que ocultarse.
Nada que perder.
Unidos aguantaremos,
nos enfrentaremos a la tormenta
creada por un hombre.

Troya, Troya, Troya, Toya.

Y como el león
mata al hombre,
yo soy el lobo
y tú, el cordero.

La sagrada Troya caerá.
En torno a las murallas
la fe se hace añicos, los cuerpos caen.

Ningún lugar al que correr.
Ningún lugar en el que ocultarse.
Nada que perder.
Unidos aguantaremos.
Todos para uno y uno para todos.
Viviremos para ser eliminados.

Vivimos.
Morimos.

Alzo mis brazos y alabo el día.
Rompe el hechizo muéstrame el camino.
En la caída.
La llama de Troya brillará intensamente.

Vagamos en la oscuridad.
Se extiende la visión.
Estaremos perdidos si tú crees.
Troya en la oscuridad.
Hay un frío vacío en nuestros corazones;
lo que ellos han alejado
que no podemos traer de vuelta.

Echarán abajo el muro para hacerlo entrar;
creen realmente en la mentira;
con flores dan la bienvenida al viejo enemigo.

La pesadilla debe terminar.
Ya no hay temor.
Ven a unirte a nuestros cantos
y baila ahora con nosotros.
La pesadilla debe terminar.
Ya no hay temor.
La guerra ha terminado, para siempre.

Sin esperanza.
El ciego conduce al ciego.
Continúa
hacia el futuro imaginado que se niega.
Yegua o semental.
Hay mucho más dentro.
Estamos dentro, en la matanza.
Moriremos alegremente.

Leyendas y poemas perdidos.
Toda la gloria y la belleza desaparecerán.
Quizá mi atribulada alma encuentre descanso por un tiempo.
En el momento de la muerte sonreiré.
Es el triunfo de la vergüenza y la enfermedad.
En el fin,
Ilíada.

Leyendas y poemas perdidos.
Toda la gloria y la belleza desaparecerán.
Quizá mi atribulada alma encuentre descanso por un tiempo.
En el momento de la muerte sonreiré.
Es el triunfo de la vergüenza y la enfermedad.
En el fin...

Su sagrada luz brilla,
así que la sentencia ha sido dictada.
Estamos condenados, aunque el juicio se halla lejos.
El estallido de la fatalidad.
Padre,
tu atractivo hijo está dirigiendo el hogar.

Dirigiendo el hogar.

Todavía sopla el viento,
calma y silencio,
trae noticias de un lugar lejano.

Impensable.
No puedo expulsarlo,
no puedo expulsarlo de mi mente.

Dolor y derrota.
Dolor y derrota.

Aquí les dejo el vídeo, en el que podrán escuchar la canción:



Muchas gracias a Jaume, del maravilloso blog Homo Bonus, por su contribución y ayuda con la traducción. ¡Justo es reconocerlo!

2 comentarios:

Rocío dijo...

Gracias por esta versión. No la conocía. Es curioso ver cómo hay tantos grupos musicales que hablan de los mitos.
Te dejo aquí un enlace de "Tierra Santa" que se vale muchísimo de la mitología en sus canciones.
Un beso

http://www.youtube.com/watch?v=HcvwrpncqV8

M@riel dijo...

Muchas gracias por el enlace; soy una verdadera "adoradora" de Tierra Santa, en buena parte por sus letras, aunque también por el estilo de música. Le dedicaré un artículo a esta canción que hoy dejas por aquí; gracias por tu labor inspiradora. Un fuerte abrazo.